La CAJA CHINA (Gourmet)

Este sitio está dedicado a la "Caja China", la única parrilla portátil a carbón en la que se pueden asar, como si fuera un horno, todo tipo de carnes en muy poco tiempo. Aquí podrán encontrar y compartir sus experiencias, recetas y todo lo relacionado a la "Caja China" todos los usuarios y aficionados a ella.

jueves, noviembre 18, 2004

"¡¡Que buen Lechón!!" "¡¡La Caja es una Maravilla!!

En efecto, ¡la Caja China es una maravilla!, y no lo digo unicamente yo, lo dijeron todos los presentes al almuerzo que tuvimos el pasado domingo en Cieneguilla con motivo de ver a un primo que vino a Lima de visita desde los Estados Unidos después de 18 años.
Esta vez no hubo necesidad de reunirse previamente para discutir el menú, ni dar opciones acerca del sitio (dado que la dueña de casa es hermana de la visita era obvio que sería en Cieneguilla), ni nada por el estilo. La consigna era clara: se comería un chancho, solo que esta vez no sería "al palo" como la vez pasada, sino "en Caja China". Como casi todos los presentes saben que yo soy el que las fabrico y las vendo, entonces fui nuevamente el encargado de la adquisición y preparación del chanchito.

A diferencia de la vez anterior, no tuve que pasar por peripecia alguna para conseguir un buen lechón. Bastó una timbrada al nextel de mi casera del chancho para que asegurara mi lechoncito para la ocasión. Esta vez el condenado pesó 12 kilos 200 gramos. Lindo animal. Chiquito y gordito. Ideal para las 30 personas que seríamos esta vez.

Llegó el domingo, y aunque la idea inicial era que me vaya a Cieneguilla bien temprano (digamos 9 AM), resultó que a esa hora yo estaba en "media noche" luego de una agitada noche en donde eso de "la noche es joven" se puso de manifiesto y una inocente visita familiar a una prima de mi novia se convirtió en una salida de recorrido de bares, luego a una discoteca, para terminar en el sur (¡San Bartolo corazón!) haciendo alitas a la parrilla. ¿Loco, no? Pero en fin, para no distraerme del tema prosigo con el relato. Resultó que recién a las 11 AM me disponía a cargar mi Caja China tamaño Standard en el carro para salir rumbo a Cieneguilla, calculé que llegaría en 30 minutos, considerando que vivo en la Molina, pero no, entre una cosa y otra, recién llegué a las 12. Un poco tarde para empezar a preparar el chanchito, pero ni modo, el resto de los invitados estaban por llegar así que aprovecharía para de paso vieran como se usa la Caja China. Es mas, si se trata de aprovechar, aprovecharé estas líneas para detallar brevemente cómo es que se usa una Caja China:

1. Limpia bien el lechón, córtalo por el centro de la panza y ábrelo como mariposa. Inyéctalo con una jeringa grande una mezcla de agua con sal. Si se desea se cocina así. En mi caso, aparte, yo le unto una mezcla de manteca licuada con aceite de oliva, ajos, romero, laurel, sal y pimienta. Unto bien esta pasta por todo el chancho y lo pongo en la bandeja de grasa de la Caja China sobre una de las rejillas. Se coloca la otra rejilla encima y se amarran éstas con alambre o cable de acero. La idea es que se forme como un sandwich con el lechón al centro para facilitar el darle la vuelta. Hecho esto, se coloca la bandeja con el cerdo -boca arriba- dentro de la Caja China y se tapa.

2. Encima de la tapa se arman y encienden dos torres de carbón (a los extremos). Una vez que encienda bien se esparce por toda la superficie de la tapa y se empieza a tomar el tiempo.

Para este entonces los invitados en su mayoría ya habían llegado. Ya era la 1 de la tarde y considerando que toma 3 horas 40 minutos la preparación podía decirles que comeríamos pasadas las 4 de la tarde. Sorprendentemente, nadie dijo nada, sabían lo que estaban próximos a degustar y por ahí alguien bromeo al respecto con un "ya estamos acostumbrados", haciendo alusión a la vez anterior. Suerte para mi, menos presión.

Lo bueno de asar en Caja China, a comparación de otras formas de asar, como a la parrilla o "al palo", es que aquí no hay que estar vigilando la cocción, ni que la carne no se queme, ni que la leña o carbón no se apague o se ponga muy fuerte. Sino que realizados los pasos antes descritos uno tiene libertad para departir con los invitados, tomarse una cerveza, picar algo de comida, en fin, uno es un invitado más y no un "esclavo de la parrilla" (los parrilleros saben a lo que me refiero).

Pasadas hora y media a dos horas desde que se metió el cerdo en la Caja China procedemos a ver cómo va. Para eso levantamos una esquina de la tapa con el carbón (con cuidado de no quemarse) y le echamos una mirada para ver si está listo. En caso que ya esté, procedemos con el paso tres que es el siguiente:

3. Destapa y retira la bandeja con el carbón y voltéa el chancho, si te pueden ayudar...mejor, una vez volteado, debes hacer algo que es muy importante. Debes hacerle cortes a la piel con un cuchillo, pero teniendo cuidado de no llegar hasta la carne, solamente a la piel, esto es para que no se infle. Se vuelve a tapar con el carbón y se deja una hora más para que se cocine el pellejo y el lomo.

4. Pasado este tiempo, se retira la bandeja y se pone el elevador de bandeja en el fondo de la Caja China y se vuelve a colocar la bandeja sobre el elevador, quedando ésta a mayor altura y más cerca del calor. Esto se hace para que la piel se tueste y quede crocante. No te miento, te juro que el "pellejo" les quedará crujiente. "¡Como galleta!". A veces bastan 20 minutos para lograr este efecto, otras veces tomará 40 minutos, dependerá del chancho, del carbón, y de esa cosa llamada suerte.
Llegado a este punto se puede decir que su chanchito ya está listo, solo falta ultimar los detalles, como son el retirarlo, sacarlo de entre las rejillas y cortarlo en trozos. El jugo que queda en la bandeja de grasa puede (y debe) usarse para aderezar el lechón, solo cuélalo y pruébale el punto de sal.

Recuerdo que cada destapada que le daba a la Caja China, ya sea para voltearlo o para ver como iba, uno que otro de los asistentes al almuerzo se acercaban a "curiosear" y de paso a ver si podían jalar algo de carne, llevándose de premio un aroma que les hacía literalmente agua la boca.

Listo el chancho, lista la mesa, la hora....las 4 y 30, todos con un hambre y unas ganas de comerse aquel chanchito que tanto se había hecho esperar, otra vez, unos frijoles y una sarza de cebolla su acompañante perfecto. Muy bueno. Modestia aparte.

No tengo mas que repetir la frase que dije al principio de este relato: "La Caja China es una maravilla" y no lo digo solo yo, lo dicen todos los que la conocen.

Hasta la próxima.

4 Comments:

At 10:01 a. m., Anonymous Anónimo said...

Realmente apetitoso! ese lechon se ve muy bueno y la manera de prepararlo se ve bastante facil. Me voy a animar a probarla. Felicitaciones por su producto.
Y por sus historias, hacen que se le abra el apetito a uno.

 
At 2:35 p. m., Blogger Gasman said...

Viendo lo interesante de su experiencia y siendo que resido en Buenos Aires y por lo tanto no existe la posibilidad de comprar dicha caja, puede recomendarme algun manual de como construirla? o algun plano.
Gracias...

 
At 7:01 a. m., Blogger Caja China Criolla said...

Gracias por sus comentarios a ambos.
Estimado Gasman, nosotros podemos enviarte una Caja China hasta Argentina, solo hay que sumar el costo del envío al precio de venta que figura en la web. Si te interesa comunícate conmigo a través de la web. Gracias, saludos
Edson

 
At 2:41 p. m., Blogger Diva said...

Yo he probado el lechón en caja china porque mi hermano lo prepara y buenazo! Ahora ya no lo hace tanto proque se ha tenido que ir fuera de Lima y yo estoy fuera del país. Lo extraño! Por aqui no lo hacen por ningun lado.
Buen blog!
Saludos

 

Publicar un comentario

<< Home